FISH & CHIPS

 

Fish and Chips

Historia

El pescado frito y las patatas fritas han aparecido por separado en diferentes platos durante muchos años. La patata no llegó al continente Europeo hasta el siglo XVI. El plato se hizo popular en los círculos londinenses y del sur de Inglaterra a lo largo del siglo XIX y se puede ver cómo el escritor Charles Dickens menciona un establecimiento para freír pescado (fried fish warehouse) en su novela Oliver Twist, publicada en 1838.

Por otra parte, en el norte de Inglaterra existía ya por estas fechas la tradición de freír «dedos» de patatas. No está claro cuándo y dónde exactamente se combinaron ambos fritos para llegar a ser lo que conocemos hoy en día. Se sabe ciertamente que Joseph Malin abrió el primer establecimiento fish and chip shop en Londres en 1860. Los establecimientos de Fish-and-Chip que se originaron en el Reino Unido se denominaron abreviadamente como chippy. El fish and chips es una comida típica de las islas británicas.

 

Ingredientes y acompañamientos

En Inglaterra el pescado más común para servir los fish and chips es el bacalao, pero existen muchos sustitutos de pescado, especialmente aquellos pescados blancos tales como: el abadejo, el anón, la platija, el salmón de roca. En el norte de Inglaterra y Escocia se come preferentemente el haddock. Los Australianos prefieren tomar bacalao, pero de una variedad diferente; en algunos casos emplean carne de tiburón en sus fish and chips.

Los ingredientes pueden variar mucho dependiendo de la zona o de la raza étnica que posea el restaurante o establecimiento donde se sirvan los fish and chips; existe la posibilidad de servirse con el popular salt & vinegar (‘sal y vinagre’), aunque no queda descartado el empleo de kétchup, salsa tártara, mahonesa (en algunos lugares del continente europeo), salsa de ajo, entre otros.

Fish and chip shops

Tienda móvil de Fish and Chips en Bathgate, Escocia

En Reino Unido y Australia estos establecimientos son generalmente restaurantes independientes con ligeras aberturas en los laterales para pedir comida para llevar (take-away). A estos establecimientos se les denomina coloquialmente como chippies o chip shops. En Australia y Nueva Zelanda se emplea el término fish and chippery. En Escocia suelen servirse en estos locales la pizza frita (muy popular).

 

 

Ingredientes

4 filetes de bacalao de 200 g cada uno
1 taza de harina de trigo para la mezcla
1/2 taza de harina de trigo para apanar
1 cucharada de polvo de hornear
1 y 1/2 tazas de cerveza
1/2 litro de aceite para freír
1 limón
Sal y pimienta al gusto
Para la salsa tártara
1 taza de mayonesa
2 cucharadas de pepinillos picados finamente
2 cucharadas de alcaparras picadas finamente
2 cucharadas de aceitunas verdes picadas finamente
1 cucharada de cebolla roja picada finamente
2 cucharadas de perejil picado finamente
Jugo de limón
Una pizca de azúcar
Sal y pimienta de cayena al gusto
Ingredientes para 4 personas

Preparación


Para la salsa, mezcle todos los ingredientes y sazone con sal, pimienta y limón.

Caliente el aceite a  355°F. Sazone los filetes con sal y jugo de limón.

Para la mezcla, cuele la harina y el polvo de hornear y agregue lentamente tres cuartas partes de la cerveza.

Bata hasta incorporar. Si la mezcla está muy espesa agregue un poco más de cerveza.

Pase los filetes por la harina y sumérjalos uno por uno en la mezcla.

Fríalos hasta que estén dorados (entre 8 y 12 minutos).

Sirva cada filete sobre una cama de patatas a la francesa y acompañe con la salsa tártara.